Spanish Basque Catalan English Galician

Cómo colgar cuadros...

Por Antonia Cuenca de El Marc de Reus

Los cuadros no sólo embellecen una pared, con ellos se pueden equilibrar espacios, iluminar rincones, acortar o alargar pasillos, o volver chic la más sosa de las decoraciones, de ahí la importancia de saber colgarlos.

Los cuadros no se deben colgar muy altos, el centro de la imagen ha de quedar más o menos a la altura de los ojos de una persona de estatura media. La tendencia es que estén a la misma altura en el caso de que sean más de uno, ya no se lleva aquello de uno más arriba que el otro. Por ejemplo, queda muy bien cuatro cuadros del mismo tamaño colgados todos alineados en la pared de un pasillo. También resulta mucho más estético en el caso de los pasillos, vestir una sola pared, la más amplia, que repartir cuadritos por todos los huecos entre las múltiples puertas. Elige una pared, y ponle dos cuadros un poco más grandes de lo que pensabas, ¡atrevete! Nunca cuelgues cuadros en las dos paredes, si el pasillo no es muy ancho, el efecto será abigarrado y aumentará la sensación de tubo.

Un truco para acortar un pasillo demasiado largo, que también es aplicable a un salón muy alargado, es colgarlos en orden de menor a mayor, encima de un sofá puedes poner uno pequeño, seguido por uno mediano y uno más grande, cuadrado por ejemplo al final. El efecto es de un triángulo con el vértice hacia la puerta de entrada o al comienzo del pasillo y la sensación óptica será de acortamiento, igualmente aplicable en el caso contrario, si quieres alargar hazlo al revés.

Si lo que quieres colgar es un grupo más amplio, por ejemplo, fotografías en blanco y negro, de distintos tamaños, lo ideal es trazar una raya imaginaria a un palmo del mueble, alinearlos a partir de esa raya, todos rectos y ves subiendo, jugando con los diferentes volúmenes. También puedes empezar a un palmo del techo y seguir bajando. No caigas en el error de querer igualar por los dos lados, el efecto es más bonito si quedan un poco desigualados por uno de los lados. Si tu decoración es más clásica, busca cuadros con distintos marcos, combina grandes con pequeños e intercala algún ovalado.

Hoy día se llevan cuadros en todas las estancias, si no quieres taladrar los azulejos de la cocina o del baño prueba a pegarlos, rodea toda la trasera con velcro adhesivo o utiliza silicona. Busca fotos de los baños infantiles de tus hijos o de los tuyos, enmarcadas quedan muy graciosas en un aseo informal, o pañuelos antiguos de encaje para uno rústico, ¡se creativa! Los espejos agrandan visualmente cualquier espacio, un buen espejo hace que la habitación parezca mucho más grande, sólo hay que tener la precaución de que lo que refleje sea bonito.

En decoraciones minimalistas donde el menos es más, los cuadros han de ser pocos y de dimensiones considerables, uno sólo pero de gran tamaño. En este tipo de decoraciones apenas si se cuelgan, se apoyan encima de los muebles o incluso en el suelo, el efecto resulta muy vanguardista, ¿práctico?, todo depende. Los muebles más caros del mercado pueden verse pobres si no aciertas con los complementos donde los cuadros junto con las cortinas y tapicerías son los reyes de la decoración, elije con cuidado, no cuelgues cualquier cosa por llenar la pared. En época de crisis no es necesario cambiar los azulejos para darle a tu cocina un aire nuevo, cuelga dos cuadros grandes, con colores alegres, coloca tarros de cristal llenos de bolas con los mismos colores, armoniza con las cortinas y ¡et voila! cocina nueva.

    Publica tus comentarios...

    By A Web Design

    By A Web Design

    By A Web Design

    By A Web Design

    By A Web Design

    By A Web Design